¡Que llamen a Baltasar Garzón!

Ayer cobró Sisa. Sí, sí. Tarde, pero cobró. Lo mejor de cobrar fue lo peor de que le pagaran con un billete de 500€, que no tiene otro motivo que el de decirle claramente “jódete, cabrón”. Para empezar, intentó ingresarlo en su cuenta, aún a riesgo de ser detenida por blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Pero lo intentó. Y de hecho, casi lo logró pero, con los nervios de que no se le cayeran los “leuros”, el cajero se tragó la tarjeta pero, eso sí, el billete no. Porque a un billete de 500€ no lo quiere ni el banco, que el director tiene que dar cuenta y con las fusiones no tienen el cuerpo pa ninguna explicación. Mejor NO.

Vale. Necesitaba un grifo pa la cocina. ¿Y ahora cómo lo hago yo? Tranquila, Sisa, habla con Gugle, que es hombre y lo sabe to. Móvil, micro y…¿cómo comprar con un billete de 500€ un grifo de caño alto para que te quepa la olla a presión? Vete a casa, avisa a un narcotraficante y mándale un WhatsApp a Baltasar Garzón.

Pero Sisa necesitaba fregar los platos y SOLO QUERÍA UN GRIFO, así que nada, le echó valor. Dice Gugle que hay que ir a una gran superficie y ella pasó por dos. Una que es como un parque lleno de quinquis con litronas y música de perreo con el estribillo de “me cabe to” y pensó que ahí mejor no. Y luego pasó por varios solares de uso terciario pero allí no vió ni un grifo. Dios, qué tensión. Pues al Leroy. Nothing otra opción.

Se bajó del coche pellizcando el monedero como le pellizcaba su madre de niña cuando la cagaba(día sí, día no) y entró al Leroy con las manos en alto buscando el punto de información:

-“Buenas tardes, señorita. Traigo un billete de 500€. Hagaustederfavó de mirarme si es falso. Y si no, necesito un grifo pa mi olla. ¿Puedo usar el puto billete de 500 euros pa pagar y relajarme el cuerpo de esta tensión?

– “Claro que sí, señora. Pase y cómprelo”.

¡Ay Santa María del Señor!

Compró el grifo. Se pellizcó el bolsillo jugándose el Sintron, llegó a cola, de la cola a la caja y de la caja a “voy a pagar con 500€ pero en atención al cliente me han dicho que esto no es blanqueo de capitales, es un grifo negro monomando y mi tarjeta que se la ha chupao el cajero pero el billete no”.

Sisa ya tiene grifo. Pero desde aquí le quiere decir al gobierno que el narcotráfico es pa cuerpos que aguanten la tensión. Para ella, NO.