Unkulunkulu

Mi amiga Manolita es negra. No es una amiga al uso, ya que solo nos vemos una vez al año cada 14 de febrero y sin faltar, porque con ello celebramos el aniversario del día en que su novio la abandonó. En realidad Manolita aún no sabe, y han pasado ya cinco años, que le tocó la lotería el día que la dejó. Esa relación nació abocada al desastre pero ella no lo vió. O no lo quiso ver, qué sé yo, ya sabemos lo que te ciega el amor. Manolita siempre fue exótica y diferente pero por un solo motivo: su color. El caso es que Arturo, un ejecutivo vicioso del que se enamoró, de vuelta de un montón de cosas y con la cabeza metida en un mundo conceptual de perturbación, se fijó en ella por su color y no tuvo nada más acertado que decirle que él sabía que las negras eran viciosas y activas y la tonta de Manolita, llamémosle tontura a la bondad, tuvo la nefasta idea de darle una oportunidad. Arturo creyó que las caderas de Manolita iban a tener un vaivén especial y que su pelo afro le iba a provocar una eyaculación sobrenatural. De tal cúmulo de idioteces y creencias de vicioso trasnochado que aquel chufla se montó, la pareja fracasó. Pero fracasó por culpa de Arturo, que le repetía con insistencia a Manolita que aún no había notado cuan diferente era su olor.

De aquellas expectativas quedó una Manolita desecha buscando el exotismo a ella atribuído en un cajón. Y nunca lo encontró. Manolita era y es una mujer negra, que no cocina bailando la danza zulú ni tiene espasmos uterinos que no los pueda tener yo.

Cada 14 de febrero le aconsejo que sea negra como el tizón, pero gilipollas, no.

Arturo terminó yéndose a mozambique, teniendo cinco mujeres y encomendando su vida a Unkulunkulu.

Yo en mi vida oí hablar de ese Dios zulú. Pero es de justicia rotunda saber que a Arturo (y que Dios me perdone o me perdone a quién corresponda o que ni me perdonen, fíjate tú) le dió un ictus por tomar viagra diaria con un zumo de limón, para satisfacer a sus cinco mujeres negras mientras esfinaba pachuli buscando el olor exótico que jamás encontró.

ResponderReenviar